lunes, 27 de abril de 2009

Otro repasito al cine





Hace tiempo que no escribo una entrada sobre el cine actual. Y que conste que sigo yendo religiosamente al cine una o dos veces por semana. No he tenido mucho ánimo para hacer críticas o para hacer algo pasablemente creativoc más bien el cuerpo me pedía seleccionar textos o melodías que transmitieran un inestable estado de ánimo o un alicaimiento del alma.

Una vez le leí a mahn que hablar siempre del pasado denota una terrible falta de creatividad. O algo parecido que él seguro que decía mucho mejor que yo (he intentado encontar esa entrada pero no he tenido suerte). Con total seguridad que es lo que me pasa a mí. También es verdad que nunca como ahora tengo tantos recuerdos del ayer como en los últimos tiempos. Puede ser que la maternidad te haga revivir esa infancia feliz, cuando uno vive en la ignorancia de lo complicada que puede llegar a ser la vida.

Pero yo quería hablar de cine. Y casi mejor escribir a tres o cuatro meses vista porque así me quedo con lo que por alguna que otra razón, a veces de lo más peregrina, todavía me acuerdo. De los primeros tiempos del año me quedo con R.A.F., facción del ejército rojo, película alemana que pasa con nota el difícil examen que supone hacer un film sobre terrorismo, con un ambiente muy real y que a mí me hizo conocer hechos de los que a veces escuché pero de los que prácticamente nada había leído. Sé que algunos de los que os pasáis por aquí sois grandes admiradores de Slumdog Millionaire, que vale, está bien, pero que quizás como iba con grandes expectativas luego me pareció que había visto películas de Bollywood mucho mejor que ésta. No me matéis, lo mismo es que me pilló mal día. En cuanto a Los abrazos rotos, como bien dice el amigo Sushi, es todo un trampantojo, un rizar al rizo al autoculto de Almodóvar. No voy a negar que pasé un rato entretenido pero al final es lo de siempre. Fantástica Blanca Portillo, by the way, que hay que ver que en Siete vidas no daba tanto de sí como ahora.

Me gustan las películas de acción... y me gusta Clive Owen. Así que esperaba mucho más de Duplicity. Con un final que empiezas a atisbar muy pronto, o eso me pasó a mí, que el the end no me pilló para nada de sorpresa. Y en cuanto a la pareja, ufff, como dije en el blog de Rentero, tienen menos química que una verdura ecológica. O será que Julia Roberts es también toda ella un trampantojo de cuidado. Lo mejor, Tom Wilkinson, que siempre está fantástico. Menos mal que me quité el mal gusto este fin de semana al ver The International, película mucho más entretenida. Y, vamos, vale que se me nota que me gusta mucho Naomi Watts, pero aquí sí había química entre Clive Owen y ella, a pesar de que no tienen relación amorosa. Cuánto disfruté con la escena del tiroteo en el Guggenheim de Nueva York y todo el destrozo que causan a la famosa arquitectura de Wright. Es de las que tengo que apuntarme en el apartado de deconstructores de los museos. También es de agradecer que el trailler no me contara demasiado, cosa difícil en los tiempos que corren.

Y es que el trailler de Gran Torino ha tenido la culpa de que fuera reticente a la hora de ir a ver la película. Y aunque es verdad que en este se te cuenta casi tooooda la historia tengo que reconocer que me gustó muchísimo, aun a sabiendas de lo que iba a ver. No sé donde leí que es como un homenaje a todo lo que ha hecho Eastwood a lo largo de su vida y ciertamente es así. Además es una película de valores, algo que es difícil encontrar en el cine actual.

Y bueno, luego he visto muchas destinadas al público infantil o de humor. Con niñas fui a ver pensando que era un bodrio Pareja de tres y aunque la película es bastante normalilla al final no estuvo mal y nuestra buenas lagrimitas que nos echamos. También me pegué unas buenas risas con la francesa Bienvenidos al norte, un disparate de cuidado. Aunque es la típica película que hay que ver sin doblar porque doblada todavía es más disparada, con eso de que principalmente se ríen de los del acento de los habitantes de Bergues. Para olvidar Más allá de los sueños (buag, solamente se salvan un par de escenas) o Chihuahua (si es que hay que tener valor...). De esta sección me quedo con Monstruos y Alienígenas, que estuvo bien, sobre todo la escena en el que el presidente de los USA va a recibir al alienígena que se instala en la Tierra, todo un homenaje a películas como Encuentros en la tercera fase, La guerra de los mundos y tantas otras.

Ahora vivo con la esperanza de ver la segunda parte de Promesas del Este, una de mis pelis favoritas de los últimos años, con los fantásticos Viggo Mortensen y Naomi Watts. Bueno, espero verlos otra vez juntos y que, al menos, la película sea igual de buena que la primera. Lo malo es que es ahora cuando están pensando en hacer la segunda parte, así que ya veremos...Y eso es todo... por lo menos de lo que en este momento he podido recordar.

8 comentarios:

Ramón Monedero dijo...

Yo últimamente voy muy poco al cine, y mira que me duele. La última vez fui a ver "Slumdog Millonarie" de que hablo en mi blog mañana mismo, pero no he visto tantas... De modo que me reservo la opinión para mi post de mañana.
Un saludillo.

Wunderk dijo...

Te leeré y esperaré con impaciencia.
Un saludico.

Durandarte dijo...

Wunderk, felicidades por contemplar el rito: santifirás los cines, creo que es así el mandamiento.
En cuanto a tu relación, Gran Torino merecería capítulo aparte. Estoy totalmente contigo en que es una maravilla que no consigue estropear un espantoso doblaje (y mira que lo intentan).
Respecto a tesoros semiescondidos en la cartelera: "Déjame entrar".

Saludos

P.

Wunderk dijo...

Lo mismo me decido con gran Torino y escribo algo más.
"Déjame entrar", ¿es de miedo o mucho miedo?
Gracias, P.

PrimaNur dijo...

Yo reconozco que voy poco al cine, pero la última película que he ido a ver ha sido la de Gran Torino, recomendación de un compañero de trabajo cinéfilo. Y me ha encantado. Me ha sorprendido gratamente. Yo esperaba otra cosa, y la verdad que salí maravillada. Besicos!!

Athena dijo...

Vi "Gran Torino" y no sé qué poner de ella. Y me gustó, a pesar de cosas que ya se han dicho aquí:

El horrible doblaje (les faltaba decir "acho, priiiiiimooo, que me voy a Lo Campaaaaaaanoooooo")

El tráiler, que lo cuenta todo.

No me aburrió en absoluto ;)

Antonio Rentero dijo...

Sssssstttt, no hables muy alto de destrozar museos, que nuestro querido Pedro Alberto siempre decia que lo mejor que se podia hacer con ellos era pegarles fuego ;-)

La de "Monstruos contra alienigenas" me parece de lo mejorcico de los ultimos tiempos, estuve practicamente toda la peli con la sonrisa puesta, la secuencia que dices es simpatiquisima, todo un guiño a los que ya tenemos una edad, pq esta claro que la mitad de las referencias son desconocidas para niños de 10 años o similar.

Lo de la segunda parte de "Promesas del Este" no lo habia oido, pero me parece una idea MAGNIFICA si logran mantaner el nivel, la "primera" es un film soberbio con unas interpretaciones magnificas... seguiremos informando...

"Gran Torino" la vi unas semanas antes del estreno y en VO, no suele gustarme la voz de Eastwood, prefiero la de Constantino Romero, pero en esta ocasion el amigo Clint ha sabido dotar a su voz de los matices rasposos y broncos que necesitaba...

Afueraparte, Wunderk... ya comentare en mi blog debidamente mi nuevo juguete (un lector de libros electronicos) pero de momento llevo caso 100 paginas leidas en dicho chisme de "Blasphemy", la novela recien salida del horno (en USA, claro) de Douglas Preston, de los famosos Preston & Child ;-)

Wunderk dijo...

A ver si nos haces una reseña en Lecturas reunidas, que ahí la que más trabaja es Athena.
Aunque sin desvelarnos demasiado claro, que yo también la quiero leer (aunque antes tengo pendientes todas las de la saga Pendergast ;)

¿No es cansado leer en un chismecico de esos?


A mí siempre me gustó la voz de Constantino Romero para Clint Eastwood también (y para Swarzeneger). Otra cosa que me encantó de Gran Torino eran los magníficos platos de comida oriental que salían cada tres por dos... mmmm, qué pinta más buena.