sábado, 29 de noviembre de 2008

Expediente X y Los Simpsons






Decía Ramón Monedero que a él la serie que más le gusta es Los Simpsons. Como a mí la que más me gusta es Expediente X aprovecho para colocar aquí las fotografías del mítico episodio en el que Mulder y Scully van a Springfield para investigar un caso paranormal.

Del mismo modo, Homer Simpson apareció en el capítulo The Beginning, el primero de la temporada 6 de Expediente X. Dejo aquí también ese fragmento y de paso le dedico a Ramón esta entrada.

Por cierto, en la última imagen aparece al fondo, fumando y apoyado en un archivador, el personaje de El Fumador del que hablé ayer al comentar el episodio piloto. En esa misma posición aparece por vez primera en la serie.

10 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Un episodio fabuloso ese, como tantos otros de los Simpson, un grandisimo acierto el de contar para el doblaje del mismo con las voces de quienes lo hacen en la serie de los agentes del FBI... y esos inevitables toques Simpson... la foto del carnet de Mulder, la explosion del poligrafo cuando le preguntan a Homer si ha entendido como funciona y dice "Si" ;-)

Si no existieran los Simpson seria todo mas triste.

Athena dijo...

Suscribo todo lo dicho por don Antonio Rentero, parece que me ha leido la mente.

En cuanto a Los Simpson en general, los uso continuamente en mis clases. Es que sirven para todo, oigan.

Athena dijo...

Por cierto, yo tenía el cartel original en el que se ven ellos dos posando, pero sin Homer, claro.

Ramón Monedero dijo...

Grandioso y gracias Wunderk por esta entrada. Si, en efecto, "Los Simpson" son..., "Los Simpson" son..., "Los Simpson" a estas alturas los son todo; el humor, la crítica, la belleza, el amor, la fidelidad, la lealtad, el ingenio, el mercantilismo televisivo, el fenómeno cinematográfico, el acontecimiento cultural, la banalidad del día a día hecho frescura, la insensatez del ser humano, la estupidez humana, la ocasional brillantez del homo-sapiens, la familia, los problemas domésticos...todo.
La pena es que la trágica desaparición de Carlos Revilla se viera acompañada por un discutible cambio de rumbo en el fluir de la serie.
Antes, Homer Simpson era un hombre normal con preocupantes destellos de estupidez, un ingenuo, un infeliz. Ahora, Homer Simpson es un estúpido, con ocasionales destellos de normalidad. Ahora, todo lo que hace Homer es demasiado imbécil, demasiado descabellado.
Por fortuna todavía nos quedan algunos de los secundarios de oro; Milhouse, verdadero ejemplo de como es un niño condenado a ser un adulto gris, Moe, siempre y cuando no abandone su barra, un perfecto ejemplo de hombre gris, pero también turbio, que algo socio oculta; Barney, borracho patológica sin posibilidad de recuperación alguna; Ralph, un perfecto idiota, este también sin remisión; el jefe Wiggun, una oda a la incompetencia; el alcalde Quimby, un canto a la corrupción tolerada; Montgomery Burns, la decrépita imagen de la muerte hecha vida, lo más cercano a un vampiro viperino que sólo goza de sentido cuando roba, compra, vende, extorsiona o simplemente, mata; Smithers, perfecta disquisición del arte del peloteo y autentico romance al amor homosexual jamás correspondido; Krusty el Payaso; verdadero retrato del artista corrupto e ingrato que valora a su público tan poco como a vaso etrusco; Ned Flanders, desconcertante retrato de la sumisión divida, un personajillo insoportablemente jilipollas cuya inadmisible fe en Dios es capaz de poner los pelos de punta a más de uno y generar la envidias más desaforadas en el mismísimo Pontífice; reverendo Lovejoy, sospechoso pastor de Dios no tan entregado como se le supone y a un paso de la claudicación, el presentador de los informativos Kent Brockman, verdadera síntesis de la egolatría televisiva y de los absurdos latiguillos de algunos presentadores; Rasca y Pica, recreación desorbitadamente exagerada de la violencia en la televisión...
Y claro está, Margge, el mayor y mejor ejemplo de que el amor lo puede todo. Bart, el enemigo público número uno y el hijo que nadie querría. Lisa, la antitesis de Bart, sin más y Maggie, la niña que el día que hable, seguro que la va a armar.
En fin..., como veréis los simpson me pueden, aunque mi verdadero héroe es Homer, pero el Homer bueno, aquel hombre simplón que brindó por el alcohol, porque era "el problema y a la vez solución, de la mayoría de los problemas", ese hombre que dejó de beber cerveza durante un mes por amor a su esposa, ese hombre que rehusó a su acariciado aire acondicionado por estimular el talento de Lisa comprándole un saxofón, ese hombre que se lanzó por la garganta de Spriengfield para demostrarle a su hijo lo mucho que se puede llegar a sufrir cuado ves a alguien querido arriesgar su vida tontamente, ese hombre que tiene todo el panel frontal de su trabajo lleno de fotos de Maggie que le recuerdan todos los días, porque está condenado a trabajar allí el resto de sus días.
En fin..., una serie única que además, ha rendido sentidos a series como la mencionada "Expediente X", pero también a películas como "En busca del arca perdida" a "Indiana Jones y el templo maldito", "Mad Max", "Caballero sin espada", "Psicosis", "La ventana indiscreta", "El zorro", "El señor de los anillos", "La guerra de las galaxias", "Casblanca", en fin...
Lo dicho, "Los Simpson", lo son todo...
He dicho.

Antonio Rentero dijo...

Ante tan brillante exposición solo cabe responder con UNA SOLA palabra:

http://tinyurl.com/6m7y3x

;-)

Ramón Monedero dijo...

Grandioso Antonio, grandioso...

Athena dijo...

Muy buena disección, don Ramón, y "excelente" enlace, don Antonio.

Wunderk dijo...

Efectiviwonder, Ramón, "Excelent", eso merecería una entrada por sí misma.

Me alegro de que te haya gustado la dedicatoria. Besos.

sushi de anguila dijo...

jajajaja...genial todo, la magistral conferencia de Don ramón y el enlace renteriano de remate...buena guinda a tan excelente pastel...

Salutti a tutti quantti...

Ramón Monedero dijo...

Gracias a vosotros por la paciencia que habeis demostrado leyendo un texto tan largo y por vuestras palabras de aprecia. Y sobre todo gracias a ti wunderk, por acordarte de un humilde servidor. Si creo..., que se va imponiendo una entrada sobre los simpson en mi humilde blog...