jueves, 5 de marzo de 2009

Souvenir: sin imaginar tu destino

Hay momentos en los que uno quisiera conducir un clásico y magnífico descapotable y dejarse llevar. Sin saber el destino, con la mente en blanco, mientras sientes el sol a tus espaldas y el viento acariciándote la cara.

Y de fondo que suene Souvenir y que el decorado sean las verdes llanuras y los frondosos bosques del Blenheim Park en el Oxfordshire. Se me olvidaba el descapotable: que sea rojo y que sea un Karmann Ghia de Volkswagen.

It's my direction
it's my proposal
it's so hard
it's leading me astray
My obsession
it's my creation
you'll understand
it's not important now
All i need is
coordination
i can't imagine
my destination
my intention
ask my opinion
but no excuse
my feelings still remain
My feelings still remain


5 comentarios:

achopijo dijo...

Al menos una vez al día... Wunderk... y con los ojos cerrados, esbozar una sonrisa.

Wunderk dijo...

Acho, qué lujazo tenerte por aquí...

Y sí, mejor con los ojos cerrados porque aunque sé conducir, hace millones de años que no me pongo delante de un volante... (qué peligro).

Antonio Rentero dijo...

Otra cosa que se puede hacer con un descapotable rojo de capota blanca es cogerse a la hermana de Athena y su esposo y aqui el que suscribe y a bordo de un Pontiac Bonneville convertible del 62 irse al autocine Flipper de Santomera a ver una peli de miedo.

Repetiremos un día de estos... una noche, mejor dicho.

Wunderk dijo...

Buena experiencia sí, aunque si es de miedo... como que no me apunto.

Pontiac Bonneville= bella macchina!

Antonio Rentero dijo...

Talmente como este

http://www.customrodder.com/features/0601cr_01z+1962_Pontiac_Bonneville+Orange_Body_White_Roof_Driver_Side_Front_View.jpg

pero en rojo y con las llantas originales, no con ese pegote modernillo.