viernes, 20 de marzo de 2009

Secretos susurrados al templo de Angkwor




En los viejos tiempos, cuando alguien tenía un secreto que no quería compartir, subía a una montaña, buscaba un árbol, le hacía un agujero y le susurraba el secreto. Luego lo tapaba con barro y, de esa forma, nadie lo descubría nunca.

In the Mood for Love (Dut yeung nin wa, Wong Kar-Wai, 2000)



Deseando amar (una reflexión musical)

8 comentarios:

Athena dijo...

Pecado: dos veces que, por distintas razones, hemos puesto esta película, dos veces que me he quedado durmiendo. Eso sí: los trajes de la protagonista, chulísimos.

Wunderk dijo...

¿Y no le pasará eso por no ver las películas en el cine como Dios manda?... Y encima con ese sofá que tiene usted acomodado a su forma y todo, lo raro es que no se duerma en cuanto se acuesta en él...

Estoy con usted, la colección de trajes de la protagonista es una absoluta maravilla.

Yo la vi dos veces, en el cine comercial y en la Filmoteca. También en mi casa en DVD varias veces. Tanto ésta como 2046 nos rechiflan.

Athena dijo...

Comentario que no tiene nada que ver con el post: hoy cumple sesenta y cinco años su adorado Timothy Dalton.

Wunderk dijo...

¡Anda! Eso merecería un post, ¿verdad?

Wunderk dijo...

¡Qué curioso! Acabo de ver que también lo es de su adorado Gary Oldman.

Athena dijo...

Pues sí, Gary también cumple años hoy ;)

Durandarte dijo...

Una película maravillosa, Wunderk. Y un final que tiene un efecto multiplicador sobre las sensaciones que se han tenido durante todo el filme. Inolvidable.

Saludos.

P.

Antonio Rentero dijo...

Athena, tienes que verla en un momento en que NO TENGAS ANDA DE SUEÑO, pq el ritmo es tan pausado (que no lento), la música tan suave y la atmósfera tan agradable que un estado de placidez te va venciendo sin que te des cuenta...