lunes, 2 de febrero de 2009

El Perdón de Winterbottom


La entrada anterior estaba dedicada a una obra del novelista y poeta inglés Thomas Hardy (1840-1928). Hoy la dedicamos a una magnífica película dirigida por Michael Winterbotton en el año 2000 y cuyo guión se basa, aunque lejanamente, en una obra de Hardy, El alcalde de Casterbridge (1886). La diferencia principal entre el libro y la película estriba en que El Perdón (The Claim) ocurre en el lejano oeste.

La película me gustó bastante cuando la vi en el cine su momento. Su director, vista además su trayectoria, es muy bueno. Y los actores, tanto los maduros, como Peter Mulan, Natassja Kinski, Mila Jojovich (bueno, ella en edad intermedia), como los jóvenes, West Bentley y Sarah Poley, estaban muy bien. Además de la buena ambientación y fotografía la película tenía la ventaja de contar con la música de uno de los mejores compositores actuales, Michael Nyman.

No he leído el libro de Thomas Hardy aunque, como el de Tess la de los d'Urberville, tendrá ese tinte de naturalismo propio del siglo XIX que siempre me gustó y, claro, será un poco deprimente. La película de Winterbottom, desde luego, me fascinó. Así que tengo como tarea pendiente tanto la revisión de la misma como la lectura del libro en la que vagamente se basa.

Trailler



Música de Michael Nyman

2 comentarios:

Durandarte dijo...

Winterbottom es un director más que interesante. Se mueve por los géneros con una mezcla de “modernez” y descaro, pero casi siempre con miradas valiosas. Mis favoritas: Tristam Shandy y Wonderland. La primera es “La noche americana” trasladada a una adaptación imposible de un libro delirante; la segunda, un retrato lírico y a la vez áspero de Londres y su gente. Maravillosa, sobre todo si Nyman no te disgusta.
Con “El perdón” tengo sensaciones enfrentadas. Pero creo que es más lo que me gusta que lo que me incomoda.
Saludos, Wunker
P.

Wunderk dijo...

Gracias por tus comentarios, P. Tengo que revisar la película otra vez, me la quiero comprar en DVD. Pero me dejó muy buen recuerdo. Y, sobre todo, me intriga cómo es la novela de Hardy.
A Nyman lo cazo al vuelo cuando estoy viendo una película, como me ocurrió con El fin del romance.
Como músico he de reconocer que solamente lo conozco a través de las películas, como las de Greenaway. Tengo dos cedés de música de él, la banda sonora de El piano y Gattaca.
La de El piano es la que más me gusta. El otro día volvieron a poner la película en el canal Cosmopolitan y me enganché. Qué maravillosa obra hizo Jane Champion.