miércoles, 18 de febrero de 2009

De aquí a la eternidad



Hace lo que una ya siente como millones de años que tenía grabada en una vieja cinta de casete una canción. La debí escuchar en algún momento en la radio, en una madrugada de verano... La escribí en una vieja libreta y de tanto leerla la memoricé.
Hará un par de años acudí a un buscador entrecomillando el estribillo ("qué me importa la muerte si no puedo hacerte feliz, de aquí a la eternidad"...) Pero no encontré nada.
Hace un par de meses la localicé.
Por mucho tiempo creí que la canción era de Los Secretos... Pero no, la canción es de Pablo Perea, de La Trampa.
Mil disculpas...
Aquí queda archivada.

DE AQUÍ A LA ETERNIDAD
Pablo Perea

No te busqué y sin quererlo te encontré
Y tu risa me embriagó y cambió mi calendario
Nunca pensé que el aroma de tu piel
Me pudiera enloquecer como a un preso solitario

Yo no sé si fueron tus labios
Los que con besos sabios
Llenaron mi horario de ti
De aquí a la eternidad.

Dime que no; ¡No estoy loco por favor!
Si te digo que ahora yo
Te deseo en todas partes
Ahora mi amor; dame solo una razón
Por la que mi corazón
No se pare cuando te marches

Yo sin ti, me siento salvaje
Que no lleva equipaje
Y acaba su viaje en ti
De aquí a la eternidad.

No sé por qué; por qué tiemblo cada vez
Que te marchas y te vas
Dime que no; no es para siempre!
Que me ahogan las ganas de verte
Que me importa la muerte,
¡Si no puedo hacerte feliz!

De aquí a la eternidad.

2 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

La primera ilustración de tu entrada siempre me pareció sobrecogedora desde que la vi en un libro de Historia de la Música hará como 25 años...

Wunderk dijo...

¡El mar de hielo! Naufragio de la esperanza... Sí, una maravilla. Me encanta Friedrich.