domingo, 31 de enero de 2010

Invictus


Invictus

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.
William Ernest Henley (1875)

Otra tarde memorable de cine y otra memorable película del gran Clint Eastwood, director y produtor de Invictus. Está basada en una novela del periodista británico John Carlin y lleva por título Playing the Enemy, traducida en España como El factor humano. En la bitácora del amigo Moñino hay una reseña fantástica de la novela, que no había querido leer hasta que viera la película. Les recomiendo que se pasen primero por allí pero, eso sí, al igual que yo, después de ir al cine. Porque yo he ido sin saber apenas de lo que trataba y así ha sido mucho mejor por inesperada.
La película es emocionante desde el principio hasta el final y a mí me ha recordado a aquella que nos vimos tropecientas veces en vídeo mi hermano y yo cuando éramos pequeños, Evasión o victoria (John Huston, 1981). Bueno, no es que me acuerde mucho, porque hace bastante tiempo que no la he visto, pero sí recuerdo esa misma emoción. Y sufrir he sufrido un rato porque siempre me pareció el rugby un deporte demasiado violento. Morgan Freeman está de óscar interpretando a Nelson Mandela: los gestos, los andares y supongo que hasta el acento, que seguro que ha tenido que ser parecido. Me encanta que una película haga que se te salten las lágrimas de emoción, de alegría, de ternura... y ésta lo consigue. Que te haga pensar en que nada es imposible o inconquistable... "soy el amo de mi destino, el capitán de mi alma", como reza el poema en el que se basa la historia. Que trate temas tan universales, invariables, atemporales y humanos. Como todas las películas de Eastwood.
Por cierto, me ha parecido ver a Clint Eastwood en el centro de una corta escena, de verde, jaleando al equipo de los Sprinboks... ¿alguien más lo ha visto?

4 comentarios:

Javier Moñino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier Moñino dijo...

Edito por una errata.

Gran honor el que me hace usted. Me siento muy honrado por su cita, de verdad.

Además de todo lo comentado por usted, yo le recomendaría que una vez leído el libro vuelva a ver la peli... sólo de esa manera se le pondrán los pelos de punta al escuchar el Shosholoza al comienzo de la cinta, al entender lo importante que era que todo un estadio entonara el nuevo himno nacional o al percibir muchos detalles más.

En mi caso, también he quedado sorprendido por la veracidad de lo que se ha mostrado en cuanto al torneo de rugby en sí. Me ha encantado la haka de los All Blacks aunque también hay que señalar que en la peli se exagera un poco el papel de víctima de los Springboks... eran unos de los favoritos para ganar y eran y siguen siendo una de las selecciones más potentes del mundo.

En cualquier caso, tal y como le ha ocurrido a usted... me ha encantado y también me he emocionado mucho más sabiendo que todas las historias humanas son reales y están basadas en testimonios recogidos por John Carlin.

Tigretón dijo...

"Invictus", "la" o "una de las" películas del año. El reparto y el director (inconmensurable Clint Easwood, un actorazo que demuestra continuamente ser además un director impresionante), y la historia prometen.

"Evasión o Victoria" fue una de las pocas películas norteamericanas que trata de un deporte "ajeno" y con tan poco éxito (salvo en féminas) como el fútbol ("soccer"), y bastante bien, con estrellas de cine de primer nivel, junto con grandes jugadores y exjugadores de diversos países (esa chilenade Pelé inolvidable)

El rugby no es un deporte violento, es duro, más "físico" que otros, pero no violento (como pueda ser el boxeo, con todos los respetos para el boxeo). No se producen las lesiones que se producen en el fútbol. Hay mucha más nobleza y deportividad en el rugby que en el fútbol, donde hay entradas con muy mala fe y acciones horrorosas. He jugado y juego al fútbol, no al rugby, pero lo sé por gente que juega, y por lo que he visto. Me aficioné hace muchos años a los partidos del "5 Naciones" (hoy "6 Naciones"), y me llamó la atención todo: Las aficiones (ejemplares), el respeto ante los himnos, la lucha, las camisetas con sus escudos, la emoción del ensayo, del pase (siempre atrás), del tiro a palos... Como afirma el clásico dicho inglés: "El fútbol es un juego de caballeros jugado por villanos, el rugby es un juego de villanos jugado por caballeros."

Me gustaba la "haka" de los neozelandeses (que mi primo bailaba en la playa delante de su vecina, cuando le daba la locura :) )

Recuerdo esa final del mundial de rugby (uno de los primeros mundiales), había un sólo jugador de raza negra en Sudáfrica, era la primera vez que veía la colorida nueva bandera nacional sudafricana. Esa tarde, en principio, yo había tomado partido por los "All Blacks", pero, conforme avanzaba el juego, "cambié de chaqueta", viendo el entusiasmo de los sudafricanos y el partidazo de los jugadores de verde oscuro...

En fin, me estoy extendiendo, igual cuando se aproxime el 6 Naciones (este fin de semana) voy a tener que escribir algo sobre esta otra afición deportiva (aparte de la del fútbol) en mi blog... :)

Wunderkammer dijo...

Javier, esperamos tu crítica con impaciencia. Y gracias por este "aperitivo". No tenía ni idea de la historia y por ello me ha gustado mucho más. No sabía si al final conseguían ganar o no. Es lo que decías, ponen la cosa tan difícil e imposible que hasta el último momento no sabes si ganan o no. Así que para mí fue el triple de emocionante.

Tigre, te va a ENCANTAR la película. Viendo los que vives el deporte (como Javier Moñino- él es periodista deportivo) seguro que te gusta mucho la película. Y más si viviste aquellos momentos del mundial de rugby. Esa frase que citas también la dicen en la película. Lo de la "haka" pone los pelos de punta, sí señor. Anímate a hacer esa entrada en el blog.

Un saludico a los dos.