viernes, 6 de agosto de 2010

El arte de la luz: verano

László Moholy-Nagy, 7 A.M. (New Year’s Morning), ca. 1930
László Moholy-Nagy, Ascona, 1935
Agosto es como el Año Nuevo de Moholy... la ciudad se queda desierta. Mudamos neuronas y piel mientras el estío decae de forma lenta en una larga y calma despedida de sucesivos días de sol y arena.
El agua serpentea de luz y se evapora en las huellas de decadentes balnearios. Los bullicios de caldeadas noches viejas anuncian el otoño de un nuevo mañana.

1 comentario:

Ni está, ni se le espera dijo...

Me encanta la primera foto. Una calle semidesierta, con sólo tres personas. Las vías del tranvía que dividen la foto en dos partes...las sombras... ¡estupenda!