domingo, 23 de mayo de 2010

Bailarina de pies desnudos

Carmen Tórtola Valencia (Sevilla, 1882 - Barcelona, 1955)

La bailarina de los pies desnudos.
Bajaban mil deleites de los senos
hacia la perla hundida del ombligo,
e iniciaban propósitos obscenos
azúcar de fresa y miel de higo.
Rubén Darío (1912)

Tus manos son cual dos palomas blancas
de tu hermosura en el radiante cielo
porque el poder de tus miradas francas
las detuvo en su vuelo.

Senderos son de gloria
tus dos brazos
y son tus manos
mágicas y bellas,
de esas dos cintas de sutiles lazos
dos broches de estrellas.
Pío Baroja (1914)

Tiene al andar la gracia del felino,
es toda llena de profundos ecos,
anuncian sus corales y sus flecos
un sueño oriental de lo divino.

Los ojos negros, cálidos, astutos,
triste de ciencia antigua la sonrisa,
y la falda de flores una brisa
de índicos y sagrados institutos.

Valle-Inclán (1922)


La vida de esta excepcional bailarina bien merece una novela o una película. He aquí una selección de algunos de los versos que le dedicaron los escritores de su época. Tórtola Valencia revolucionó la danza de su tiempo, fue coleccionista de arte precolombino, pintora y se cuenta que fue también una auténtica Mata Hari... Pero cuando se retiró a vivir a Barcelona le acompañó la mujer de su vida, oficialmente su secretaria, a la que llegó a adoptar como hija y a la que dio, entre otras cosas, sus apellidos.

Mi madre tenía una caja enorme de productos de Myrurgia que le regalaron en su boda y que ella guardaba con mimo. A mí me encantaba abrirla y trastearla, oler los jabones, destapar las botellas de colonia y sentir ese aroma como de antiguo. Hasta una enorme polvera tenía la caja aquella. Entonces registraba en los cajones de su tocador y me colocaba los collares, las rosas de tela en el pelo y la falda de vuelo. Quería ser como esa maja cuya imagen estaba inspirada en el inconfundible perfil de aquella bailarina de intrigante vida que entonces desconocía.

3 comentarios:

Marinto dijo...

Parece que aún la huelo...

Ni está, ni se le espera dijo...

Jamás había oído hablar de "la bailarina de pies desnudos", pero parece por lo que apuntas, que debió llevar una vida muy interesante. Tu vasta cultura, como siempre, me asombra...y me enriquece.
Por otro lado, es una grandísima pena que hayan desaparecido esos aromas, creados por las empresas perfumeras españolas de siempre: Myrurgia, Gal, Instituto Español, etc. Eran aromas sofisticados y elegantes muchos de ellos, que nuestras madres usaban, a lo mejor, grande parte de su vida. Ahora, los perfumes son tan efímeros como todo. Una lástima.

Wunderkammer dijo...

Oí en la radio que organizaban en Barcelona una exposición con su colección y me fascinó lo que contaban de su vida... por ello pensé en dedicarle una entrada.

Son perfumes demasiado fuertes, es verdad que ya no estamos acostumbrados a ellos. Es como Chanel nº5, siempre me ha parecido excesivo y anticuado. Pero de ahí a los perfumes efímeros de hoy en día, como bien has señalado... hay un largo trecho, desde luego.

A lo mejor otro día le dedico una entrada a mis esencias favoritas ;) Gracias!!!