lunes, 15 de junio de 2009

Ten ahora fuerza





Mary Shelley: ¿Qué le ha pasado a Allegra? No me lo digas. No quiero saberlo. No puedo más.

Lord Byron: Allegra ha muerto, Mary. No quería compartir este dolor porque nadie puede hacer nada, ni por ella ni por mí. Tu dolor es tan inútil como mis palabras.

M.S.: Lo sabía. Ha sido él.

L.B.: ¿Él?

M.S.: En contra de la naturaleza di vida a esa infame criatura. Es el fruto de mi pretensión y orgullo. ¡Byron, nunca debí hacerlo!

L.B.: Estás cansada, Mary. Te comprendo. Yo también. Pero no fue la literatura lo que mató a Allegra. Murió hace una semana.

M.S.: Estoy hablando de mí. Esa criatura está dentro de mí. Puedo reconocerle. ¿Por qué mi hijo? ¿Por qué Allegra? Yo sólo sentía amor.

L.B.: Venga, Mary.

M.S.: Convence a Shelley de que no salga a navegar.

L.B.: Lo intentaré pero no me hará caso.

M.S.: Shelley vio la criatura en el convento. Yo también la vi. Vi el cadáver de Shelley devorado por los peces. Y a ti también, Byron. Vi tu cuerpo que yacía descuartizado en una habitación de paredes blancas. Ya sé de qué es mi criatura y el espíritu que la mueve. Todo viene de mí. Siempre he sido yo, desde mi nacimiento cuando maté a mi madre cuando me dio a luz. Mucho antes de que ella empezara a vivir fuera de mí. ¡No puedo detenerla! Dios mío, ¿qué puedo hacer?

L.B.: Si has tenido poder para escribir nuestro destino ten ahora fuerza para aceptarlo.



Remando al viento (Gonzalo Suárez, 1987)

3 comentarios:

Durandarte dijo...

Es una película extremadamente literaria, exacerbada en su romanticismo artificial (como no podía ser de otra manera), ridícula según el día que la veas... Pero a mí me sigue fascinando.

Saludos, Wunderk

P.

Antonio Rentero dijo...

Y con lo guapísima que se ha vuelto después Liz Hurley y lo... indescriptible que estaba ahí, con una sola ceja, la condená, que parecía prima del Macario...

Wunderk dijo...

Señor Durandarte, totalmente de acuerdo con usted.

Señor Rentero, sí que estaba cambiada Liz Hurley, sí. Creo que en este fragmento que he colgado aquí no aparece. Por cierto, menuda vida la del personaje que interpreta, Claire Clairmont.