lunes, 22 de junio de 2009

Los cuadernos de Valéry




Es la memoria lo que hace del hombre una entidad.
Sin ella sólo tenemos transformaciones aisladas
.
Paul Valéry, Cahiers, III, 697.

El gran poeta francés Paul Valéry (1971-1945) creía que el pensamiento tiene "musculatura" y porque la tiene es preciso ejercitarla, tanto para evitar el anquilosamiento como para mostrar su fuerza. Por ello durante más de cincuenta años se levantaba de madrugada, entre las cuatro y las cinco de la mañana, y escribía durante tres o cuatro horas de temas diferentes. Disciplinaba así su mente en la quietud y en el silencio del alba, produciendo escritura pero también dibujos y pinturas.

Una sucesión ininterrumpida de notas que se acumulan en unos doscientos sesenta y un cuadernos y que constituyen el reflejo de toda una vida pues abarcan la variada y rica actividad de todo su pensamiento, con pretensión universalista y enciclopédica. Como ha señalado Sánchez Robayna: "es en la reproducción facsimilar de los manuscritos donde se percibe con claridad meridiana la multiplicidad del trabajo de sentido realizado por una mente que parece en continua efervescencia y que no cesa de interrogar los objetos del mundo y de interrogarse a sí misma".

Siempre me pareció Valéry un personaje curioso, muy propio de su época, puede que por su fascinación por la razón, como los hombres del siglo XVIII, como el propio Goethe, al que se le ha comparado, pues ambos también fueron hombres de letras fuertemente atraídos por las ciencias. Aquellos hombres de principios de siglo que creían en el positivismo y en la internacionalización de las ideas.

En cierto sentido me da pena tener abandonada esta bitácora puesto que es muy bueno ejercitar la escritura, el pensamiento y la memoria cada día, si uno se lo propone firmemente. Lo malo es el cansancio que hace que se cierren los ojos como ahora... y no saber ya ni lo que una escribe. Ya queda muy poco para que terminen estos días de trabajo intensivo...

5 comentarios:

Marinto dijo...

No sabes bien lo que te comprendo. Animo.

Rick Blaine dijo...

Yo te también te animo al igual que Marinto, también yo estoy muy liado estos días aunque me queda mas de un mes de trabajo intenso.

Aunque visto lo visto yo no quejo de nada, ya vendrán días mas tranquilos.

Un saludo a los dos.

Miguel dijo...

Que constancia levantarse a las cuatro de la mañana para trabajar el intelecto, yo no se si a esas horas estaría muy despierto.

Wunderk dijo...

;) Gracias por los ánimos. Y sobre todo, gracias por estar ahí.

Durandarte dijo...

Ocho de la mañana

Levantado antes de las 5 tengo la impresión, a las 8, de haber vivido ya toda una jornada con la mente, y de haberme ganado el derecho de ser tonto hasta la noche.

(Paul Valéry, Cuadernos (1894-1945), Galaxia Gutenberg)

Saludos

P.