sábado, 3 de abril de 2010

Felicidades, Padrino

Si la memoria no me falla la primera película que compramos para el primer reproductor de DVD fue Salvaje (Laszlo Benedek, 1954). Un rebelde dando la nota en los felices cincuenta. En los USA, of course. Aunque mi interpretación favorita es la de El Padrino ("Le haré una oferta que no podrá rechazar"...). Así que un souvenir más para el baúl de los recuerdos. Ah, y ¡feliz cumpleaños, Mr. Brando! (Marlon Brando, 3 de abril 1924-1 de julio 2004).


6 comentarios:

Román dijo...

Como suele sucederme, comparto tus gustos. Marlon Brando, inolvidable actor, hizo una creación magistral del personaje de Mario Puzo. La América de los años cincuenta (Hablo ahora por mi ya que no parece que tengas edad para poder recordarlo como yo) empieza a verse ya, envuelta en brumas a la distancia melancólica de un pasado ido para no volver.
Buen post. Los tuyos siempre se leen con gusto

Ni está, ni se le espera dijo...

En pocos actores se une una gran capacidad interpretativa y un enorme atractivo (no sólo físico, que por supuesto). Marlon Brando es uno de ellos... aunque sea interpretando a un mafioso algo entrado en años.
Tus entradas, como siempre, me hacen sentir un poco inculto jejejeje pero siempre es gratificante leerte

Wunderkammer dijo...

Muchas gracias, Román. El otro día veía la película "Tres deseos" en Cosmopolitan y reflejaba bien esos felices cincuenta (aunque seguro que hay mejores películas pero es la que acabo de recordar):

http://www.imdb.com/title/tt0114663/

Querido Ni está ni se le espera, ¡pero si solamente he dicho que era su cumple! Esa secuencia que he puesto de "El Padrino" es muy buena, cada plano es una obra de arte, como el que enmarca la puerta con los personajes que van entrando, Tom Hagen, Sonny Corleone... y en ese primerísimo plano El Padrino. Los "Padrinos" son todos una maravilla del gran Coppola.

Hikari dijo...

Qué grande este hombre ;)

Pásate:
http://hikaritec.blogspot.com/

PEPE CAHIERS dijo...

No cabe duda que era un extraordinario actor, pero su narcisismo excesivo hizo traer de cabeza a más de un director, entre ellos, por ejemplo, a Lewis Milestone por "Rebelión a bordo" o a Arthur Penn por "La jauría humana".

LA GUARIDA DEL EREMITA

Wunderkammer dijo...

Sí, en lo personal era un personaje muy peculiar. Excelente blog de cine, por cierto. Muchísimas gracias por la visita y el comentario.