martes, 13 de abril de 2010

El tiempo entre costuras

Hacía tiempo que un libro no me enganchaba desde la primera página... ¡qué digo la primera página! ¡desde el primer párrafo y la primerísima frase! Aunque a priori desconfíe de los best sellers sabía que la novela me iba a gustar, en primer lugar porque conozco a la autora, que es compañera de facultad, y con lo buena profesora que es con toda seguridad habría bordado la novela, como todo lo que se propone; y en segundo lugar por el tema. Alguna vez he dicho por aquí que mi abuelo era sastre. O puede que no, aunque una vez hablé de él en la entrada dedicada a Lo que el viento se llevó. Él tenía una sastrería en una céntrica y muy vetusta calle de mi ciudad. Aunque era granadino pasó toda su infancia en Tánger. Con lo cual eran elementos que, por lo que decía la contracubierta del libro, también estaban presentes de alguna u otra forma en la vida de la proganista de este novelón, Sira Quiroga.
Me he leído El tiempo entre costuras de un tirón. Todas las partes de la novela, ambientada en diferentes lugares como Madrid, Tánger, Tetuán o Lisboa, en los momentos previos, durante y posteriores a la Guerra Civil española, son interesantísimas. Si la primera te engancha por el tormentoso y doloroso romance de la protagonista, la última lo hace por ese fuerte sabor que tiene a buena película de espías a lo Notorius (Hitchcock), que hasta una se ha ido imaginando pasajes en blanco y negro y todo. Aparecen además personajes de existieron realmente y cuyas vidas se van cruzando con la de la modista.
Ahora voy más liada que una calabaza pero a ver si le hago una reseña como Dios manda y no como el comentario a la ligera que he hecho en Lecturas Reunidas sobre la última novela policiaca que ha caído en mis manos.

7 comentarios:

Athena dijo...

A "Lecturas reunidas" pero ya. He oído hablar de esta novela. Habrá que leerla :)

Wunderkammer dijo...

Athena, conociéndola como la conozco ¡yo creo que le va a encantar!

Ni está, ni se le espera dijo...

Uy, Wunder, la acabo de terminar esta misma tarde. A mí también me atrajo el hecho de que gran parte de la novela estuviera ambientada en el Protectorado Español de Marruecos, que al igual que la Guinea Ecuatorial española, apenas son épocas de novela. La historia es apasionante, pero siento decir que no me ha enganchado, le falta algo de chispa. Todo lo demás me parece estupendo, los personajes, la ambientación, la trama bien urdida... Recomendable, de todas formas. Dile a la autora que también la leemos desde la República Checa jejeje

Wunderkammer dijo...

¡Qué casualidad! Pues yo sí le veo mucha chispa... La verdad es que el final te deja con ganas de más. Hasta me pregunté si habría segunda parte... hay un cierto personaje que me gustaría que saliera otra vez (a ver si le retuercen el pescuezo). Su romance final te sabe a poco y a lo mejor es por eso por lo que me gustaría que hubiera una segunda parte. Por lo demás una delicia.
¿También te imaginaste la última parte a lo Ingrid Bergman y Cary Grant?

Samotracia dijo...

¡A mí me ha encantado! Es una novela muy bien escrita, refrescante, aunque esté ambientada a finales de los treinta. Disfruté imaginando cómo cortaba y cosía aquellas prendas, entre otros detalles que no podemos revelar para los que aún no lo han leído y están a punto sde hacerlo. Coincido contigo Wunderkammer en lo que dices, leerla ha sido para mí como ver una peli en blanco y negro de aquel Hollywood glamuroso. Y lo mejor de todo es que la escritora y la historia son nuestras, jeje. Nada que envidiar a los anglosajones.

Ni está, ni se le espera dijo...

Gustarme me ha gustado, y me ha divertido...pero no llegaba a casa con las ganas de coger el libro! No es de las novelas que me he leido del tiron, eso es lo que quiero decir. Repito: es muy recomendable

Afterimago dijo...

voy a empezarla, wunder... ya te contaré!