sábado, 31 de octubre de 2009

Sonrisa de Mona Lisa



¿Sonríe o no sonríe? Dicen unos científicos españoles que depende del estado en el que nos encontremos y cómo la miremos. A mí siempre me gustó la forma en que Marcel Duchamp miró a la Mona Lisa. Sin afeitar o afeitada, como él decía.

8 comentarios:

Rosa Cáceres dijo...

Pues nunca la había visto con bigotillo, no le sienta mal, no señor.

Rick Blaine dijo...

No somos cientificos pero todos habíamos llegado a las mismas conclusiones que nuestros investigadores. Hay que ver en que coasas nos gastamos el dinero los españoles.

Todo depende de nuestro estado de animo.

Lo cierto es que visto al "natuaral", y lo de natural es un decir, a mi el cuadro me defraudó, no se si por el tumulto de gente que siempre hay a su alrededor, o por los guardias que hay custidondo el cuadro o por el cristal que te impide verlo tal y como se pintó, pero lo cierto es que cuando lo ví, no me impresionó.

Es una de esas obras que siempre hemos estudiado en los libros de hisoria, y que conocemos casi todo sobre ella, pero cuando estuve delante de ella, yo me esperaba algo mas.

A pesar de todo, nunca sabremos si de verdad esta sonriendo o si por el contrario su rostro nos muestra su pena.

Un abrazo.

Wunderk dijo...

Rosa, bienvenida a Wunderkammer. No, no le sienta nada mal, por lo que esas hipótesis que señalan que no sería una bella dama sino un noble caballero... quién sabe.

Rick, yo también medio entreví la Gioconda entre una marea de turistas, la mayoría japonenes y con un vidrio que reflejaba todo lo que sucedía en la sala... mi depecpción debió ser la misma que la tuya y que la de la mayoría.

Pero a pesar de ello lo cierto es que es realmente una obra un tanto enigmática y peculiar... Un dato que a mí me llamó la atención cuando me tocó explicar cuando di Conservación de Bienes Culturas fue el que inicialmente el cuadro quedaba enmarcado con unas columnillas por lo que, cuando se quitaron, la imagen cobraba mayor sensación de lejanía y el paisaje tomaba como mayor protagonismo.

Hace unos años tuvimos la suerte en Murcia de contar con uno de los conservadores del Louvre que nos explicó la historia de la conservación-restauración de esta obra. Fue todo un lujo.

Yo creo, supongo que como la mayoría, que la sonrisa no es tal... medio sonríe... o algo así ;)

Nictea dijo...

Yo no esperaba que me impactara, por lo que tampoco me decepcionó especialmente. Creo que mi objetivo principal era la Venus de Milo, que´sí que me impactó de verdad, más de lo que había pensado. Y porque por aqueñ entonces nos abía que estaba allí la Diana de Versalles... :)

Wunderk dijo...

Sí, la Venus es mucho más espectacular... Que me lo digan a mí cuando porto maravillada su reproducción ;)

Dammerüng dijo...

Pues a mi siempre me ha parecido que sonreía la verdad...Pero el bigote le sienta mucho mejor :)

Nictea dijo...

Pobre Mona Lisa con el culo caliente jaja

Wunderk dijo...

Jejeje, demasiada buena cara de circunstancias que tiene la pobre...