martes, 28 de julio de 2009

Fuera del tiempo

"Bajo el globo caen los copos.

Ante los ojos de mi memoria, sobre la mesa de la señorita, mi maestra hasta la clase de los mayores del señor Servant, se materializa la pequeña bola de cristal. Cuando nos habíamos portado bien, se nos permitía darle la vuelta y sostenerla en la palma de la mano hasta que cayera el último copo al pie de la torre Eiffel cromada. Aún no había cumplido los siete años y ya sabía que la lenta melopea de las pequeñas partículas algodonosas prefigura lo que siente el corazón durante una gran alegría. La duración se ralentiza y se dilata, el ballet se eterniza en la ausencia de obstáculos, y cuando se posa el último copo, sabemos que hemos vivido ese instante fuera del tiempo que es la marca de las grandes ilusiones. A menudo, de niña, me preguntaba si estaría a mi alcance vivir instantes semejantes y hallarme en el corazón del lento y majestuoso ballet de copos, liberada por fin del tedioso frenesí del tiempo.

¿Es eso acaso, sentirse desnuda? Libre el cuerpo de todo vestido, el espíritu no se libera sin embargo de sus aderezos. Pero la invitación del señor Ozu había provocado en mí el sentimiento de esa desnudez total que es la del alma sola y que, nimbada de copos, provocaba ahora en mi corazón una suerte de deliciosa quemazón.


Lo miro.
Y me zambullo en el agua negra, profunda, helada y exquisita del instante fuera del tiempo."

Muriel Barbery, La elegancia del erizo, 2006.


2 comentarios:

Imperator dijo...

Magnífica pelicula, grandes interpretaciones y buen argumento.

Un caluroso saludo.

Wunderk dijo...

Imperator, ¡cuánto tiempo! Me alegra ver que ha actualizado su blog.

Estoy leyendo La elegancia del erizo y al llegar a ese capítulo me ha recordado el comienzo de esa gran película que es Ciudadano Kane.

A veces compro bolas de cristal con nieve... pero por lo que sea (bueno, sí lo sé) duran más bien poco.

Un saludico.