domingo, 27 de junio de 2010

Veranito a lo Hilda




Esta Hilda es fantástica. La creó Duane Bryers para la compañía publicitaria Brown & Bigelow de Minnesota, fundada en 1896. Esta empresa es conocida por sus famosos calendarios que llegaron a estar presentes en más de cincuenta millones de hogares en los Estados Unidos, sobre todo a finales de los años cuarenta. Para ella trabajaron los mejores ilustradores y creadores de pin-ups del momento, como ocurrió con el gran Norman Rockwell.
He escogido para la Wunderkammer estas imágenes tan veraniegas de Hilda... me encantaría pasar un verano así. ¡Qué maravilla!
Más sobre Hilda aquí.

9 comentarios:

sushi de anguila dijo...

¡ME ENCANTA! NO LA CONOCÍA; ASÍ QUE MUCHAS GRACIAS!!! ... y qué sensación de alegría y felicidad transmite. Se agradece una mujer de tantas curvas, tan alejada de los modelos paloescoba actuales. Ella es mil veces más sexy...

Antonio Rentero dijo...

Sencillamente delicioso.

Yo tampoco la conocía pero como enamorado del estilo Rockwell (y de las mujeres con chicha sobre los huesos) me parece deliciosa esa bocanada de aire fresco, de brisa estival, de divertida lozanía que por otra parte casi parece murciano.

Cuántas muchachas hermosas de generosas carnes tenemos en esta fértil tierra, casi puedo imaginar una Hilda dibujada por Pina Nortes.

Besicos y muy feliz verano, mis queridos y admirados Wunderk y Sushi.

Wunderkammer dijo...

Es lo que tiene internet, comienzas buscando canoas y terminas descubriendo pin-ups ;)

¡Sabía que os gustaría! Las de excesivas curvas os agradecemos los comentarios :D A mí también me ha entusiasmado la alegría que transmiten las ilustraciones.

¡¡Feliz verano!!

sushi de anguila dijo...

Venga, que lo de las canoas está a tiro de piedra...

LOLA GRACIA dijo...

Me encanta...qué descubrimiento nos has hecho. Un besito

Athena dijo...

¡Qué graciosa, me encanta!

sustine hefalu dijo...

me quedo con una para mi blog.un saludo

Ni está, ni se le espera dijo...

Me encanta esa Hilda, entre infantil y madre, pero alegre de todos modos. ¡Ay, cuánta alegría transmiten las mujeres con chichas! (Y lo digo yo, que conste). A las checas da pena verlas, tan delgadas, tan pálidas, tan...tristes.
Yo de pequeño siempre soñaba con pasar los veranos como parece que se los pasa Hilda. Nunca pasó, pero no pierdo la esperanza ;-)

Wunderkammer dijo...

¡Hay que tener un verano así! Porque para mí ese es un auténtico verano.
Y sí, es encantadora esta Hilda. Es como una Doris Day más rellenita.