miércoles, 21 de septiembre de 2011

(Des)andar

¿Adónde vas, Gilgamesh?
La vida que tú buscas
nunca la encontrarás


Poema de Gilgamesh
Tablilla X, columna 1

8 comentarios:

Antonio Rentero dijo...

Me vas a perdonar que me haya acordado de otra coplilla popular dedicada a otro ilustre mandatario...

"¿Dónde vas Alfonso XII,
dónde vas, triste de ti?"

;-)

Un abrazo fuerte.

Wunderkammer dijo...

O esa otra que también se presta mucho para la ocasión:

"¿Dónde vas con mantón de Manila?
¿Dónde vas con vestido chinés?"

;) Otro abrazo fuerte de vuelta y besos mil.

Samotracia dijo...

El poema de Gilgamesh ha sido fuente de inspiración para muchos.
Ya entonces sabían lo difícil qué es alcanzar lo que buscas.

Antonio Rentero dijo...

Hablando de Mesopotamia, recientemente estuve en Berlin visitando el Museo de Pérgamo y me dió algo de pena que, aunque era una copia y no el original, tuvieran casi arrinconado el Código de Hammurabi.

Eso sí, arrinconado en una de las salas más espectaculares, la de las puertas de Ishtar...

Wunderkammer dijo...

Sí, Samotracia, en él se encuentra la base de tantas cosas...

Antonio, no me digas que también has estado en Berlín este verano.... ¡yo estuve la primera quincena de julio! El Museo de Pérgamo era espectacular, sí, por mucha copia que haya tiene la capacidad aún de sorprendente, que al fin y al cabo es una de los factores que todo museo debería tener. Aunque el maravillarse para mí no es nada difícil ;)

Antonio Rentero dijo...

Estuve a principios de septiembre.

Sólo visité dos museos, Pérgamo y el de CIne, que había una fascinante exposición temporal sobre story-boards de pelis míticas, desde "Taxi driver" a "Blancanieves" o "Star Wars".

En el de Pérgamo es fácil impresionarse con el monumental Altar o las puerta de Ishtar (y eso que es la pequeña) o la del Mercado de Mileto.

Detrás entraba una familia española que se preguntaba "¿y todo esto pq no lo dejaron en su sitio en vez de robarlo como los ingleses?" a lo que daban ganas de contestar que se acercase a Irán o Irak a visitar lo que queda allí.

sushi de anguila dijo...

Hombre, Rentins...ya sabe usted de la proverbial rivalidad franco-alemana, y estando el tatarabuelo de los fundamentos de tu profesión en el Louvre, pues no es caso de darle bola a la competencia...se ensalza lo bueno de uno mismo... A mí lo que verdaderamente me entristece es que casi nadie sepa ya quién porras es Hammurapi...por no hablar de Gudea de Lagash o la maravillosa Estela de los Buitres, que casi me da un soponcio de folletín del siglo XIX cuando la vi ahí delante de mis ojastros cuarentones...snif...

Lo de la familia española con arraigada 'conciencia social y anticolonial' demuestra su patético desconocimento de lo que hacen por allí con lo que nosotros ocnsideramos obras de arte pero el lugareño de turno sólo ve material de construcción gratis y de libre disposición, una cuadra para sus rebaños o una letrina... no hay más que ver cómo estaba el pasado faraónico de Egipto cuando llegaron allí los franceses... que la Esfinge es chata porque los mamelucos apostaban a ver quién acertaba en la egregia napia con sus espingardas

Por cierto, conocía la leyenda de Gilgamesh con apenas 8 años, gracias a la Enciclopedia Disney que publicaba Salvat...y me atrapó para siempre...con esos felices 'traumas' infantiles a lo Marnie la Ladrona, luego uno estudia lo que estudia...

Eso sí que eran regalos de Primera Comunión y no las Wii, X box y 360 de ahora...

Besos, y confío que el brazo, mucho mejor...

Mi modesta aportación al "dónde vas, dónde estás???":

http://www.youtube.com/watch?v=izzKUoxL11E

espero que os guste...besos y abrazos mil...

PD: Nosotros también queríamos ir a Berlín este verano, pero las circunstancias laborales de Sherwood nos llevaron a la más asequible pero no menos maravillosa Baviera.... hubiera sido tremendo coincidir allí!!!!!!

Wunderkammer dijo...

Desde luego, Sushi, ¡qué bien hubiese estado coincidir en Berlín! Aunque Munich debe ser también un lugar maravilloso. Y, bueno, qué pena, Antonio, ¿te imaginas que de repente te encuentro delante del altar de Pérgamo? Hubiera estado genial. Sé que muchos se aburren en los museos y que incluso la didáctica museística les puede saturar. A mí me gusta jugar a que soy una visitante del pasado e intento hacer como un cambio de registro en la mirada..
Disfrutamos mucho la isla de los museos, pero si de alguno me acuerdo en particular es del Neues Museum, estupendísimo. Para todo profe de Museología es una pasada... allí se está aplicando lo más rabiosamente actual. Qué gozada...
Una reverencia al gran Gilgamesh, yo por estudiarlo hasta lo estudié en Documentación. #yatedigo... la base de todo.