lunes, 23 de noviembre de 2009

Luna nueva




Los placeres violentos terminan en la violencia,
y tienen en su triunfo su propia muerte,
del mismo modo que se consumen
el fuego y la pólvora en un beso voraz.
Shakespeare, Romeo y Julieta, acto II, escena VI

Ayer, entre suspiros y risas, vi la segunda parte de la película de la saga Crepúsculo. Y tengo que confesar que la disfruté bastante... a pesar del exceso de pectorales y músculos, todo sea dicho. Como dijo el chico que había mi lado a propósito de la escena en la que el licántropo se quita la camiseta para curar la herida de la chica: "¿es que no podía haber sacado un pañuelo?". Tan pensado para provocar la emoción de las chicas adolescentes que al final hasta provocaba la risa. Pero aún así y con todo, repito, disfruté como una "adolescente" más y me dejé llevar.

Los libros de Stephanie Meyer son tan profusos y se repiten tanto que me leí los tres primeros y confieso que soy incapaz de terminar Amanecer, que es el último de todos. Al menos las películas, las dos primeras, que son las que hasta ahora hemos podido ver en la gran pantalla, van directas al grano y captan muy bien el espíritu de las novelas. He leído por ahí que Luna Nueva trata de indagar en lo que hubiera pasado si Julieta hubiera sobrevivido a la tragedia shakesperiana. En el después de la relación entre una chica bastante normal, como es Bella Swan, y un atractivo vampiro bueno, como es Edward Cullen,  nos queda la historia con el guapísimo hombre lobo Jacob Black. Y es que esta chica parece que solamente tiene ojos para los monstruos.

En vez de moverme, pensé en Julieta un poco más. Me pregunté qué habría hecho si Romeo la hubiera dejado, no a causa del destierro, sino por desinterés. ¿Qué habría ocurrido si Rosalinda le hubiera dado un día de tiempo y él hubiera cambiado de opinión? ¿Y qué hubiera pasado si, en vez de casarse con Julieta, simplemente hubiera desaparecido? Me parecía saber cómo se habría sentido Julieta. Ella no habría vuelto a su vida anterior, seguro que no. Yo estaba convencida de que nunca habría ido a otro lugar. Incluso si hubiera llegado a vivir hasta ser una anciana de pelo gris, cada vez que hubiera cerrado los ojos, habría visto el rostro de Romeo. Y ella lo habría aceptado, finalmente. 
Me pregunté si al final se habría casado con Paris, sólo para complacer a sus padres y mantener la paz. No, probablemente no, decidí, pero de todos modos, la historia dice poco de Paris. Era un simple monigote, un cero a la izquierda, una amenaza, un ultimátum para forzar la mano a Julieta. ¿Y qué pasaría si se supiera más sobre Paris? ¿Qué sucedería si Paris hubiera sido amigo de Julieta? ¿Su mejor amigo? ¿Qué habría ocurrido si él fuera la única persona en la que pudiera confiar la devastación causada por Romeo, la única persona que realmente la comprendiera y la hiciera sentirse otra vez medio humana? ¿Y si él era paciente y amable? ¿Y si cuidaba de ella? ¿Qué sucedería si Julieta supiera que no podría sobrevivir sin él? ¿Qué pasaría si él realmente la amara y deseara que ella fuera feliz? ¿Y si ella quisiera a Paris? No como a Romeo, por descontado, ya que no había nada similar, pero sí lo bastante para que ella deseara que él también fuera feliz. 
Si Romeo se hubiera ido realmente para no volver, ¿qué importaba si Julieta aceptaba o no la oferta de Paris? Quizás ella hubiera intentado conformarse con los restos que le quedaran de su vida anterior. Tal vez esto fuese lo más cerca que pudiera llegar a estar de la felicidad. Suspiré, y después gruñí cuando el suspiro me arañó la garganta. Estaba dando demasiada importancia a la historia. Romeo no hubiera cambiado de idea. Esa es la razón por la cual la gente todavía recuerda su nombre, siempre emparejado con el de ella: Romeo y Julieta. Y ése también es el motivo de que se la considere una buena historia. “Julieta se conforma con Paris” nunca habría sido un éxito.

13 comentarios:

Rick Blaine dijo...

Como bien dices a mi también me gusta "dejarme llevar" y disfrutar con estas películas, estoy deseando verla.

Gracias por la excelente documentación sobre la pelicula siempre es una delicia volver a leerte.

Un abrazo.

Ventimiglia dijo...

Me encantaría poder compartir tan bien traída opinión, pero es que me temo que me he hecho viejo. El otro día me puse a ver 'Crepúsculo' en Antena3 y me quedé durmiendo antes del final. No sé si iré a ver 'Luna Nueva' (bueno, me refiero a si la veré cuando la den por la tele, que al cine ya sé que no voy a ir). Lo dicho, que estoy ya viejo para cambiar mi concepto de vampiro a lo Christopher Lee.

Afterimago dijo...

Me he leido los libros y he visto las dos películas y... he de reconocer que estoy saturada... estoy tan cansada de ver a estos chicos por todas partes que he llegado a coger una enorme mania a la historia, ya de entrada bastante floja.

en cualquier caso, creo que esta segunda entrega es mejor que la anterior. es más fiel a la historia y, menos mal, recupera el cierto tono irónico que tienen los libros. luna nueva, para mi, es el mejor de los cuatro. de hecho, creo que sobran eclipse y, especialmente, amanecer donde la autora estira la historia hasta resultar de lo más cansino.
en cualquier caso, la película, tomada como lo que es, te entretiene... es mejor no pedirle más...

Wunderk dijo...

Rick, con tus comentarios siempre me animas a seguir. Gracias de corazón.

Ventimiglia, yo hace mucho tiempo que me niego a ver películas por la televisión con anuncios... que donde se ponga la pantalla del cine... Así que no me extraña que se durmiera. Pero no se sienta usted viejo para nada, yo me puse manos a la obra con la saga precisamente por eso. Estoy segura de que usted, como yo, le aconsejaría a un joven que si quiere vivir romanticismo del bueno se lea los Romeo y Julieta,Tristán e Isolda, Jane Eyre, Orgullo y prejuicio, Cumbres Borrascosas y Rebeca de toda la vida. Porque estas historias de la saga Crepúsculo más que de vampiros y hombres lobo de lo que tratan es de amor y casi punto y final.

Afterimago, no lo podías haber expresado mejor. La historia se resumía en un libro o dos. Los dos primeros libros tienen su gracia pero los dos siguientes tratan de alargar la historia por alargarla. Que menudo filón...

Así que yo aconsejo ver las películas, especialmente esta segunda creo que es mejor, es cierto. Lo que no sé yo es si me atreveré con las dos siguientes... porque no hay mucho para sacar de ahí. Y eso que los guionistas han sabido sacarle la chicha a las dos primeras historias pero las siguientes... ahí lo van a tener mucho más difícil.

Ni está, ni se le espera dijo...

Yo voy a comentar otra cosa, puesto que ni conozco los libros ni he visto las películas, aunque quien no ha oído hablar de ellas.
Apuntabas en la entrada sobre los posibles derroteros que hubiera tomado la historia si Romeo hubiera tomado otra decisión. ¿Quién no ha pensado alguna vez qué hubiera pasado con aquel chico-a si en lugar de tomar aquélla decisión hubiésemos tomado la contraria? No deja de ser un ejercicio de imaginación, o de ilusión; pero la vida se compone de decisiones, qué le vamos a hacer.
Y etoy con Rick: siempre es un placer leerte

Ramón Monedero dijo...

El 3 de diciembre hablare en la Biblioteca Regional aprovechando el estreno de "Luna nueva". La primera no me dijo gran cosa..., temo ver la segunda, y más aún salir apaleado de la Biblioteca.......

Conch dijo...

A mí no me atraen las novelicas de la Meyer, y eso que he tenido a varias amigas suspirando por Edward este verano bajo la sombrilla de la playa... Supongo que mi bitterness no puede con tanto amor...

Acabaré sucumbiendo, lo sé. Hemos dotado a la biblioteca de mi escuela con estas novelas y sus correspondientes audio-books y están mis alumnos alteradísimos.

Wunderk dijo...

Ramón, a ver si puedo acercarme a escucharte, que me hace mucha ilusión conocerte.

Conch, pues al final me temo que sucumbirás... las dos primeras las leerás en un santiamén pero el resto... buf, lo mismo al final te niegas en redondo como yo. Mientras tus alumna/os aprendan inglés de este modo... pues bienvenida sea la movida Crepúsculo. Y lo has dicho muy bien... con tu bitterness te vas a reir de lo lindo con la peli de Luna Nueva.

Wunderk dijo...

Reír, sorry.

Wunderk dijo...

"Ni está, ni se le espera"... qué razón tienes. Al final uno termina pensando en el "y si...", aunque si queremos ser felices es casi mejor ni pensarlo. Pero siempre es inevitable. Gracias mil ;)

Javier Moñino dijo...

De las pocas veces que veo que no coincido con usted. Vi el otro día la primera parte de la saga en Antena 3 para ver a qué se debía tanto jaleo y me sentí profundamente decepcionado.

Creo que este tipo de pelis no toca las fibras de mi especie...

Javier Moñino dijo...

Qué curioso... leyendo ahora los comentarios me doy cuenta de que a Ventimiglia le ocurrió lo mismo que a un servidor. No acercamos a la historia por curiosidad (por aquello de decir, algo tendrá el agua cuando la bendicen) y salimos trasquilados.

Como ya digo en el comentario anterior, creo que simplemente es una historia que no está dirigida a nosotros... o a personas como nosotros.

Wunderk dijo...

Querido Javier, claro que coincidimos. No he dicho que me guste la saga... de hecho, a pesar de echarle ganas (por eso de estar a tono con las alumnas y con mi prima pequeña a la que le tengo mucho cariño) he sido incapaz de leerme los libros, que son unos tochazos que se repiten más que el estribillo del La-la-la.

Lo bueno de las películas es que al menos condensan los tochos. Son claramente historias de amor para adolescentes. Son eso y nada más.

Así que claramente son historias que no están hechas para nosotros... Pero es que quería sentirme con 15 años otra vez ;)